domingo, 28 de mayo de 2017

''Comparar poemas''

SONETO XIII - A DAFNE YA LOS BRAZOS LE CRECÍAN


Garcilaso de la Vega




A Dafne ya los brazos le crecían

y en luengos ramos vueltos se mostraban; 
en verdes hojas vi que se tornaban 
los cabellos qu'el oro escurecían; 

de áspera corteza se cubrían 5 los tiernos miembros que aun bullendo 'staban; 
los blancos pies en tierra se hincaban 
y en torcidas raíces se volvían. 

Aquel que fue la causa de tal daño, 
a fuerza de llorar, crecer hacía 
10 este árbol, que con lágrimas regaba. 

¡Oh miserable estado, oh mal tamaño, 
que con llorarla crezca cada día l
a causa y la razón por que lloraba!

-

A APOLO SIGUIENDO A DAFNE

Francisco de Quevedo

Bermejazo platero de las cumbres,
A cuya luz se espulga la canalla,
La ninfa Dafne, que se afufa y calla,
Si la quieres gozar, paga y no alumbres.


Si quieres ahorrar de pesadumbres,
Ojo del cielo, trata de compralla:
En confites gastó Marte la malla,
Y la espada en pasteles y en azumbres.


Volvióse en bolsa Júpiter severo;
Levantóse las falda la doncella
Por recogerle en lluvia de dinero.


Astucia fue de alguna dueña estrella,
Que de estrella sin dueña no lo infiero:
Febo, pues eres sol, sírvete de ella.

-



-

El Siglo De Oro se sitúa durante los siglos XVI y XVII. Hubo un gran desarrollo del arte y la cultura en España. Durante esta etapa nacen los movimientos literarios comentados anteriormente; Renacimiento y Barroco.



En el primer verso del ambos poemas ya encontramos diferencias, Garcilaso comienza con la belleza y Quevedo abre el soneto con una metáfora hacia Apolo. Encontramos similitudes; ambos poemas son sonetos y buscan embellecer la estructura del mismo. De la misma forma, el poema de Garcilaso se inclina más hacia el amor serio, formal, mientras que el de Quevedo se burla sin reparo en el famoso mito de Apolo y Dafne.


En el vocabulario empleado también encontramos diferencias; en el soneto de Garcilaso el vocabulario empleado es fácilmente comprensible, gracias al uso de sencillas palabras y simples comparaciones que todos pueden entender. Sin embargo, les da un toque poético, bello. Destacamos también el uso de adjetivos especialmente cuando Dafne es transformada en árbol. 
Quevedo enrevesa el vocabulario más; utiliza la figura del yo satírico para burlarse y hacer crítica del personaje mitológico de Dafne denigrándola, a la par que usa varias metáforas algo más complicadas de entender para referirse a Apolo. También recurre al uso de adjetivos para burlarse de Dafne.

En el uso de recursos literarios ambos se diferencian ya que Garcilaso hace uso de la hipérbole y de varios epítetos, y Quevedo recurre al uso de hipérbaton y elipses. Puede parecer concordancia en las metáforas, pero son usadas de forma distinta; Garcilaso busca expresar la agonía y amargura de Dafne en su transformación mientras que Quevedo usa esto mismo para realizar una burla y criticar/denigrar el personaje de Dafne y de Apolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario